Follow by Email

jueves, 11 de agosto de 2016

Alimentación sana, sí. Pero completa

El Parlamento italiano ha presentado un proyecto de ley que pide hasta un año de cárcel -o dos si el niño tiene menos de tres años- para padres o tutores que elijan para sus hijos una dieta vegana. Pero, ¿cuáles son los verdaderos riegos de llevar una dieta cien por cien vegetal?

Una dieta vegana prescinde de vitaminas y otros elementos esenciales para el desarrollo.

Falta de vitamina B2: Es esencial para la fabricación de glóbulos rojos sanos y el desarrollo del sistema nervioso central, incluido el cerebro de los niños. Esta vitamina solo se encuentra en los productos de origen animal y su carencia también puede causar una grave forma de anemia, la anemia megaloblástica. Para que un vegano estricto pueda sobrevivir sin graves problemas de salud se debería ingerir suplementos de esta vitamina. Otra opción es seguir una dieta más flexible que incorpore lácteos y huevos, como hacen los ovolacto vegetarianos.

Ausencia de proteínas: Ayudan a construir y mantener los músculos, los órganos, la piel y los huesos sanos. Las proteínas de mayor calidad las ofrecen productos de origen animal. Para obtener la cantidad suficiente habría que consumir diariamente frutos secos, semillas, productos de soja, legumbres y granos enteros en una cantidad y proporción suficiente.

Déficit de hierro: El hierro es vital para el correcto funcionamiento de los glóbulos rojos y es muy difícil consumir suficiente hierro con una dieta vegana estricta. La mejor absorción se logra de productos cárnicos más que de fuentes vegetales. Un vegano debería comer muchas verduras de hoja oscura, muchas legumbres, cereales enriquecidos y alimentos ricos en vitamina C como la col, los tomates o las frutillas.

Calcio para huesos y dientes: Los niños, durante su etapa de crecimiento, y los adultos a partir de los 50 necesitan un aporte extraordinario de calcio. Solo así mantendrán en forma su esqueleto y dientes. Verduras como el brócoli y la col rizada son ricas en calcio, aunque no basta para obtener la cantidad necesaria.

Ácidos grasos y Omega-3: Favorecen la salud cardiovascular y el desarrollo del sistema nervioso. Si no se ingiere pescado o huevos hay que recurrir a productos enriquecidos y suplementos. Pero nunca un suplemento es igual que la fuente natural.

Análisis y chequeos

Los veganos estrictos deberían someterse a chequeos y análisis rutinarios trimestrales para comprobar que no les falta ningún nutriente. Es importante también que un profesional vigile su dieta para evitar en lo posible graves carencias.

Cuidado en la lactancia

Durante la lactancia, las madres veganas que amamantan a sus hijos también deben seguir un control médico muy estricto de su alimentación, porque a través de su leche también pueden privar a su hijo de nutrientes esenciales.

Fuente: ABC España


1 comentario:

  1. hay gente que vuelca sus expectativas con los niños , experimentos de ellos mimos....sin medir el riesgo

    ResponderEliminar