Follow by Email

jueves, 25 de agosto de 2016

A ver, ¿qué cosa no entendiste?

Cuatro funcionarios venezolanos, dos bolivianos y dos uruguayos. Esa era toda la asistencia a la reunión de ayer que Venezuela convocó en su condición de presidente pro tempore del Mercosur. Enfrente había tres banderas de las delegaciones ausentes  -Argentina, Brasil y Paraguay- y sus respectivos vasos con agua.

Y si a esto se le agrega que el canciller Rodolfo Nin Novoa se tentó de risa en un evento de las Cooperativas Agrarias Federadas cuando recibió una llamada de su colega venezolana Delcy Rodríguez —"con el único que habla es conmigo" dijo, según informó canal 5—, la conclusión es que el Mercosur está mostrando por estos días una profunda fractura.

El llamado de Venezuela, que se proclamó presidente del bloque luego de que Uruguay abandonara la presidencia rotativa al término de su mandato de seis meses a fines de julio, fue desoído por Argentina, Brasil y Paraguay, que no asistieron a la reunión. Uruguay es el único de los socios que acepta a Venezuela al frente de la coordinación de actividades del Mercosur.

A la reunión de ayer asistió además Bolivia -país todavía no miembro pleno del Mercosur- cuyo gobierno está alineado al del venezolano Nicolás Maduro. Al promediar el encuentro este miércoles, la Cancillería uruguaya informaba a los periodistas acreditados: "No se prevé que asistan otras delegaciones además de la venezolana, la uruguaya y la boliviana". 

Al finalizar, el coordinador venezolano en el bloque, Héctor Constant, hizo una declaración a la prensa en la que estuvo acompañado únicamente del embajador boliviano Benjamín Blanco. No hubo allí presencia de representantes uruguayos. Sin aceptar preguntas, sostuvo que la cita fue "convocada por la presidencia pro tempore venezolana", para detallar los "lineamientos de Venezuela en su presidencia pro tempore".

Entre las prioridades de Venezuela -indicó- figuran profundizar los contactos con Cuba, China y Rusia, la continuación de las tratativas con la Unión Europea por un acuerdo de libre comercio, y una propuesta de "Mercosur musical" en base a la experiencia de Venezuela en orquestas infantiles y juveniles. El representante venezolano habló delante de un pequeño cartel con el logotipo del Mercosur y la inscripción "Presidencia".

El Mercosur atraviesa una de sus peores crisis, solo equiparable a la que generó la suspensión de Paraguay en 2012 luego de un juicio parlamentario que destituyó al presidente de izquierda Fernando Lugo. Entonces, en una cumbre presidencial incompleta, Uruguay, Argentina y Brasil resolvieron precisamente el ingreso de Venezuela como miembro pleno. Fue en esa cumbre en la ciudad argentina de Mendoza donde el entonces presidente José Mujica justificó el ingreso de Venezuela al Mercosur acuñando la frase: "Lo político a veces está por encima de lo jurídico". Frase que ahora Nin Novoa la recuerda a cada rato pero en sentido inverso, para justificar la posición de Uruguay de que Venezuela asuma la presidencia pro tempore del Mercosur: "Lo jurídico está por encima de lo político", dice Nin.

Por orden alfabético en julio de 2016 Venezuela debía asumir la presidencia rotativa del grupo. Pero Brasil, Paraguay y Argentina se opusieron por la situación política que atraviesa el país caribeño. Los tres países consideran "sede vacante" la presidencia del Mercosur.

El canciller brasileño José Serra dijo lisa y llanamente la semana pasada que su país considera que "Venezuela vive bajo un régimen autoritario, no democrático", y argumentó que "un país que tiene presos políticos no puede ser un país democrático". "Venezuela no va a asumir el Mercosur, eso es seguro", remató el ministro brasileño. Paraguay por su lado pidió a Venezuela que libere a los opositores presos y acusó al gobierno de Nicolás Maduro de bloquear el Parlamento —con mayoría opositora— a través de la Justicia. Argentina, en tanto, quiere un gobierno colegiado del Mercosur hasta que asuma la presidencia en enero próximo, y su presidente Mauricio Macri ha sido muy crítico con la situación de los derechos humanos en Venezuela.

Uruguay es el único socio que ha aceptado la decisión de Maduro de autoproclamarse presidente pro tempore del Mercosur una vez que hubo dejado el puesto. El resto de los socios -Argentina, Brasil y Paraguay- no reconocen a Nicolás Maduro como tal ni aceptan sus decisiones, como quedó en evidencia al explicitar su indiferencia a la convocatoria de este miércoles.

En síntesis: 

Venezuela convocó a una reunión, y no vino nadie.
Uruguay mandó a un don Juan de los Palotes como representante, un funcionario menor de cancillería, al cual debo presentar mis respetos por su sacrificio.
Bolivia ni siquiera mandó a nadie: usó a su embajador, que dejó de rascársela un rato para ir a sacarse la foto.

No fué nadie más... Esa reunión a la que el representante venezolano calificó como "un éxito" solo parecía una "previa" de cuarentones preparándose para la Noche de la Nostalgia. 

Nadie fue porque era "en la casa" del resentido del grupo. Hablaron dos boludeces, bostezaron un rato, tomaron su vaso de agua y cada cual para su casita felicitándose por el deber cumplido.

Déjate de joder, Nicolás. A ver, ¿qué fue lo que no entendiste? Recuerdas a unos versos del genial granadino García Lorca:

No te conoce el toro ni la higuera, 
ni caballos ni hormigas de tu casa. 
No te conoce tu recuerdo mudo 
porque te has muerto para siempre.

No te conoce el lomo de la piedra, 
ni el raso negro donde te destrozas. 
No te conoce tu recuerdo mudo 
porque te has muerto para siempre.

El otoño vendrá con caracolas, 
uva de niebla y montes agrupados, 
pero nadie querrá mirar tus ojos 
porque te has muerto para siempre.

Porque te has muerto para siempre, 
como todos los muertos de la Tierra, 
como todos los muertos que se olvidan 
en un montón de perros apagados...



No hay comentarios:

Publicar un comentario