Follow by Email

jueves, 1 de septiembre de 2016

La vuelta de obligado...

El refugiado sirio Jihad Diyab mantiene en Uruguay la huelga de hambre que inició hace 18 días en Venezuela y reclama que el gobierno le facilite su salida hacia otro país porque no quiere quedarse.



Su abogado Jon Eisenberg, quien se encuentra en California, dijo que mantuvo ayer un breve diálogo con Diyab. "Todavía está haciendo la huelga de hambre. Mañana (hoy) cumplirá 18 días sin alimentos. Quiere reunirse con su familia en cualquier otro lugar menos Uruguay", sostuvo. Agregó que Diyab le dijo que se siente "muy enfermo y cansado" y que su estado de salud "es muy malo".

"-Soy un ser humano. Necesito mi vida, necesito mi familia. No quiero quedarme en Uruguay. Sigo la huelga de hambre y me quiero ir. Mi esposa no quiere venir aquí"- dijo Diyab a su abogado. Y según el profesional también le manifestó que "teme morir" en Uruguay.

Christian Mirza, nexo del gobierno oriental con el exprisionero de Guantánamo, dijo que "se está trabajando para persuadirlo de que se quede y encontrar las condiciones para que su familia se encuentre con él".

La ex vicecanciller Belela Herrera, al frente de una ONG que ha asumido velar por el cuidado de Diyab, dijo que él “se quiere ir a cualquier lado”.
"-No ve este país como un futuro para él, no desea quedarse. Él quiere irse a cualquier país de los Emiratos Árabes. Quiere ir a Qatar, como es normal. Vamos a hacer todos los esfuerzos para sensibilizar a la gente, pero que el ministro lo haga sería una gran solución", dijo Herrera.

Cancillería en tanto busca alternativas, pero hasta el momento parece difícil que la familia pueda venir hasta Uruguay y además se encuentra con la resistencia del propio Diyab a quedarse. Su decisión de irse de Uruguay hacia Venezuela via Brasil sin dar aviso ni hacer los trámites fronterizos correspondientes generó malestar en el gobierno que, por otra parte, le alquila un apartamento céntrico y le da un salario para mantenerse.

El martes al regresar a Uruguay, Diyab fue sometido a un completo chequeo médico que desestima que hubiese estado haciendo una huelga de hambre...

Como gritaban a dúo Pimpinela, 

“Por eso vete, 
olvida mi nombre, 
mi cara, mi casa, 
y pega la vuelta. 
Vete olvida mis ojos, 
mis manos, mis labios 
que no te desean. 
Vete, olvida que existo, 
que me conociste, 
y no te sorprendas. 
Olvídate todo, que tú 
para eso tienes experiencia.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario