Follow by Email

domingo, 2 de octubre de 2016

Palabras que velan y revelan: el culebrón de un licenciado inexistente con deficiente en Semiótica y Comunicación

Caso Sendic: de peor en peor
por Gerardo Sotelo



Se ha dado a conocer un comunicado oficial de Raúl Sendic sobre el caso penal en el que está siendo investigado por presunta usurpación de título universitario (delito previsto en el Art. 167 del Código Penal) y por el cual debió declarar ante la jueza Ana de Salterain.

Al margen de los detalles del caso, sobre el que se expedirá próximamente la Justicia, el comunicado es suficientemente revelador del rumbo opaco y rocambolesco que el vicepresidente de la República -y (presumiblemente) sus asesores en comunicación- le han dado a este penoso acontecimiento. Tanto es así que hasta la autoría del comunicado resulta ambigua. Veamos algunos detalles.

Dice el comunicado que "en este marco cabe destacar que fue decisión personal del Sr. Vicepresidente de la República concurrir de manera voluntaria y ponerse así disposición de la sede judicial para todo lo que estime pertinente."

La afirmación es parcialmente cierta, pero parece redactada con la intención de confundir. La decisión de "ponerse a disposición de la Justicia" no fue voluntaria. Fue citado por la sede y no podía dejar de "ponerse a disposición" sin incurrir en desacato. Lo que hizo voluntariamente fue concurrir en persona y no declarar por escrito, a lo que tenía derecho.

Dice el comunicado que "en ese sentido en el día de la fecha y en audiencia celebrada con presencia del señor representante del ministerio público, el Señor Vicepresidente presentó declaración y aportó la documentación respaldante que acredita la realización de estudios curriculares y extracurriculares de medicina y de genética humana respectivamente en la Universidad de la Habana, de la República de Cuba. Por ende, se entendió necesario presentar personalmente ante la Jueza la documentación que acredita la efectiva realización de dichos estudios durante su residencia en la referida Ciudad."

Más allá de la mala redacción, Sendic no estaba acusado de no haber estudiado sino de usurpación de título. De su comparecencia se desprende que, estando o no incurso en la figura penal tipificada en el Art. 167, no lo tiene. Como corolario de su mendacidad, los estudios acreditados no se parecen en nada a una licenciatura.

Dice el comunicado que "desde que (Sendic) retornó al Uruguay hace ya 31 años, jamás el Señor Vicepresidente ejerció ninguna actividad referente a sus estudios realizados."

Otra vez la redacción ambigua que oculta la mitad de la verdad. Es cierto que Sendic nunca ejerció pero no hace falta hacerlo para quedar incurso en el delito previsto en el Art. 167 del Código Penal. Alcanza con "arrogarse" el título; es decir, afirmar tenerlo sin tenerlo, como efectivamente hizo.

Finalmente, el comunicado afirma que "el Señor Vicepresidente de la República no realizará ningún tipo de declaración pública como así tampoco sus asesores legales en virtud del respeto estricto que debe merecer la reserva pre sumarial de las actuaciones judiciales, quedando por lo tanto a la espera de la resolución judicial a cargo de la sede penal competente.

... y otra vez más, la redacción es engañosa. La reserva sumarial no alcanza a nadie más que a los funcionarios vinculados al caso, nunca a las partes, por lo que tanto Sendic como sus abogados están en condiciones de hacer las declaraciones que consideren oportunas. El comunicado fue redactado por "Comunicaciones del Vicepresidente de la República y Presidente de la Asamblea General, Raúl Sendic." Sin embargo, no fue difundido por el Parlamento. No es está disponible en la página web del Parlamento sino en la de la Lista 711, grupo político que lidera Sendic.

Es decepcionante que una institución de la República de tan alta jerarquía sea utilizada para la propaganda y el engaño sin que nadie crea del caso llamar a responsabilidad al implicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario